Si bien es cierto que todas podemos probar con los colores, texturas, etc. que más nos gusten, lo cierto es que hay ciertas tonalidades que ayudan a resaltar más las facciones y otras que en cambio las opacan. Algunas lucen mejor con colores vivos y eléctricos; mientras que a otras les favorecen más los neutros y oscuros. 

Te damos algunos tips para saber cómo elegir tu base de maquillaje, tanto en cuanto a tono, como en lo que se refiere a formato y textura.  

Como ya sabes, la base de maquillaje la podemos encontrar en diferentes texturas ya sea fluida, en crema, compacta o mousse por lo que deberás elegir la más apropiada para tu tipo de piel y estilo de vida. 

  • Fluida: las bases fluidas se adaptan a todo tipo de pieles, se extienden con facilidad y permiten unificar el tono de la piel ofreciendo un resultado muy natural. 
  • Crema: el maquillaje cremoso es más discreto pero es ideal para hidratar el rostro, sobre todo, en pieles secas y aporta un color natural y delicado. 
  • Compacta: esta textura es perfecta para pieles mixtas y grasas porque elimina los brillos y unifica el tono, debes tener cuidado cuando lo apliques ya que el acabado es menos natural que los demás. 
  • Mousse: es un maquillaje apto para todo tipo de pieles, ligero, que aporta al rostro un aspecto aterciopelado muy agradable. 

¿Cuáles tonos te van?

El tono de la base de maquillaje es sin duda el factor clave para conseguir un acabado natural impecable. Deberás encontrar la base que sea del mismo color que tu piel, aquel que se funda con ella y sirva para igualar el tono creando un lienzo perfecto para el resto de maquillaje. 

Para saber tu tono ideal puedes observar el color de las venitas de la cara interna de las muñecas. 

El rosado: Te combina el tono rosa si las venas de la cara interna de tus muñecas se ven de un tono azulado y/o violeta. Tu piel tiene un ligero color rosado y suele enrojecerse con el sol. Te sientan bien los metales plateados y colores azules, violetas, verdes pardos y rosas. 

El neutro (predomina el gris): las venas de la cara interna de tus muñecas son difíciles de distinguir entre un tono azulado o verdoso, pueden ser azuladas con un matiz verdoso, o a la inversa. Tu piel es neutra, sin color predominante y se enrojece con el sol antes de broncearse. En general, te sientan bien todos los colores, pero especialmente los neutros como los grises, tierras, beige y burdeos. 

El oliva (predomina el ocre): las venas de la cara interna de tus muñecas se ven de un tono verdoso. Tu piel tiene un ligero color aceitunado o cetrino, y se broncea fácilmente con el sol. Te sientan bien los metales dorados y bronces, y los colores rojos, amarillos, burdeos, verdes pardos, tierras y corales. 

Y el dorado (predomina el beige): las venas de la cara interna de tus muñecas se ven de un tono verdoso. Tu piel tiene un ligero color amarillo y se broncea fácilmente con el sol, adquiriendo matices dorados. Te sientan bien los metales dorados y colores cálidos o corales. 

Probando tu base

Haz una prueba en la línea de la mandíbula: si el color se funde es que has dado con tu base. No intentes parecer más morena con la base, su función es mejorar tu piel e igualar el color; para broncearte ya están los polvos bronceadores. 

¿Vienes por la tuya?  

Encuentra tu base ideal en nuestras sucursales contamos con un personal que te ayudará y una gran variedad de tonos y texturas. 

Algunas bases disponibles en nuestras tiendas:

5